domingo, 1 de julio de 2012

Las virtudes del educador, según Freire


Las virtudes del educador, según Freire


—Carlos Tünnermann B.—
Managua
En ocasión del «Día del Maestro», que se celebra la próxima semana, quizás sea oportuno referirnos a los conceptos expresados en torno a las virtudes del educador, o de la educadora, por ese gran teórico de la pedagogía contemporánea y honra del pensamiento latinoamericano que fue Paulo Freire. Estos fueron expuestos en su intervención ante la Asamblea Mundial de Educación de Adultos, celebradas en Buenos Aires en 1985.
Para comenzar, Freire advirtió que las virtudes a las cuales se iba a referir no eran las virtudes de cualquier educador «sino de aquellos que están comprometidos con la transformación de la sociedad injusta, para crear una sociedad menos injusta».
Ocho son, según Freire, las virtudes del «educador comprometido». Estas virtudes, advierte, no son cualidades abstractas sino que «se crean en nosotros». No son un regalo de la naturaleza ni pueden ser vistas como algo con lo cual uno nace «sino como una forma de ser, de encarar, de comportarse, de comprender, todo lo cual se crea a través de la práctica, en búsqueda de la transformación de la sociedad».
Veamos cuales son esas virtudes, según Freire.
En primer lugar, Freire coloca la virtud de la coherencia, es decir de la congruencia entre lo que se dice y lo que se hace. Esta debería ser una virtud básica de todo educador. No puede existir contradicción alguna entre lo que predica en el aula a sus alumnos y su conducta personal, so pena de caer en la hipocresía y la inautenticidad. La falta de coherencia haría perder toda legitimidad a su discurso docente y lo transformaría en simples palabras huecas. Y el primero en advertirlo sería, seguramente, el alumno. «Yo no puedo, dijo Freire, proclamar mi opción por una sociedad justa, participativa y, al mismo tiempo, rechazar a un alumno que tiene una visión crítica de mí como profesor».
La segunda virtud sería «saber manejar la tensión entre la palabra y el silencio». «Se trata, explicó Freire, de trabajar esa tensión permanente que se crea entre la palabra del educador y el silencio del educando, entre la palabra de los educandos y el silencio del educador. Vivir apasionadamente la palabra y el silencio, significa hablar «con» los educandos, para que también ellos hablen «con» uno. Los educandos tienen que asumirse también como sujetos del discurso, y no como repetidores del discurso o de la palabra del profesor». Hay que aprender algunas cuestiones básicas como éstas, por ejemplo: no hay pregunta tonta, ni tampoco hay respuestas definitiva. «Es necesario, agrega Freire, desarrollar una pedagogía de la pregunta, porque lo que siempre estamos escuchando es una pedagogía de la contestación, de la respuesta».
La tercera virtud podemos resumirla así: «Trabajar críticamente la tensión entre la subjetividad y la objetividad», es decir entre conciencia y mundo, entre ser social y conciencia. Al respecto, Freire nos dice: «Es difícil definir esta tensión porque ninguno de nosotros escapa a la tentación de minimizar la objetividad y reducirla al poder de la subjetividad todopoderosa. Cuando yo les digo que es difícil que uno ande por las calles de la historia sin sufrir alguna de estas dos tentaciones, quiero decir que yo también tuve estas tentaciones y anduve cayéndome un poco para el lado de la subjetividad. Cuando leo la palabra «concientización» -palabra que nunca más usé desde 1972-, la impresión que tengo es que el proceso de profundización de la toma de conciencia aparecía en ciertos momentos de mi práctica como algo subjetivo. Me autocritiqué cuando vi que parecía que yo pensaba que la percepción crítica de la realidad ya significa su transformación. Esto es idealismo».
La cuarta virtud Freire la hace residir en «diferenciar el aquí y ahora del educador y el aquí y el ahora del educando». «Porque en la medida, aclara Freire, que yo comprendo la relación entre «mi aquí» y «el aquí» de los educandos es que empiezo a descubrir que mi aquí es el allá de los educandos».
Las otras virtudes que Freire recomienda a los educadores son «evitar el espontaneísmo sin caer en posturas manipuladoras» y «vincular teoría y práctica», es decir, «vivir intensamente la relación profunda entre la práctica y la teoría, no como superposición, sino como unidad contradictoria, de tal manera que la práctica no pueda prescindir de la teoría. Pensar que todo lo que es teórico es malo, es algo absurdo, es absolutamente falso. Hay que luchar contra esta afirmación. No hay que negar el papel fundamental de la teoría. Sin embargo, la teoría deja de tener cualquier repercusión si no hay una práctica que motive la teoría».
Como séptima virtud Freire recomienda «practicar una paciencia impaciente», explicada en los términos siguientes: «Se trata de aprender a experimentar la relación tensa entre paciencia e impaciencia, de tal manera que jamás se rompa la relación entre las dos posturas. Si uno enfatiza la paciencia, cae en el discurso tradicional que dice: «Ten paciencia, hijo mío, porque tuyo será el reino de los cielos». El reino debe ser hecho aquí mismo, con una impaciencia fantástica. Si nosotros rompemos la relación entre la paciencia e impaciencia, dejándonos ganar por la impaciencia, caemos en el activismo. El activismo olvida que la historia existe, no tiene nada que ver con la realidad, pues está fuera de ella».
Por último, pero no menos importante, está la virtud de saber leer el texto a partir de la lectura del contexto. «Esta es una de las virtudes que deberíamos vivir para testimoniar a los educandos, cualquiera que sea su grado de instrucción (universitario, básico o de educación popular), la experiencia indispensable de leer la realidad sin leer las palabras. Para que incluso se puedan entender las palabras. Toda lectura de texto presupone una rigurosa lectura del contexto».
Ojalá el «Día del Maestro» sea una ocasión propicia para que nuestros educadores reflexionen sobre estas virtudes recomendadas por Paulo Freire.
Managua, junio de 1999.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada